LOS ARCHIVEROS SALEN DEL FONDO DEL ARMARIO

/, Documento electrónico/LOS ARCHIVEROS SALEN DEL FONDO DEL ARMARIO

LOS ARCHIVEROS SALEN DEL FONDO DEL ARMARIO

/// por GERARDO BUSTOS ///

Hoy es el día internacional de los archivos. Se celebra en todo el mundo a partir de 2008 para conmemorar la fundación del Consejo Internacional de Archivos (CIA o ICA, en inglés), que desde 1948 es órgano asesor de la UNESCO. Se trata, al mismo tiempo, de una llamada de atención sobre la importancia de los archivos para la efectividad total del ejercicio de la democracia. Mucho más importante desde que en la administración electrónica se necesita la participación del archivero no como finalista, sino como alguien que debe estar presente de una u otra forma desde que arranca el proceso con captura del documento electrónico. Son las nuevas funciones del archivero en la administración electrónica.

¿Por qué archivamos? En nuestras sociedades acumulamos papel, lo guardamos, clasificamos y archivamos. Es la misión del archivero, que tiene que conservar y archivar esos documentos, porque son objetos jurídicos con derechos y obligaciones entre partes. Y además de eso, los documentos tienen el plus de patrimonio documental, de memoria de las instituciones y de la sociedad. Y todo ello se complica en nuestros días porque esos objetos jurídicos y/o históricos los fijamos ahora en un soporte electrónico.

Cuando constato que el soporte ahora es electrónico, no quiero decir que lo que antes se hacía en papel ahora se hace exactamente igual pero en electrónico. Eso sería un grave error. Lo que quiero marcar es que como el soporte ahora es electrónico, la gestión del archivo va unida a la gestión de todo el proceso de tramitación; forma parte de ese proceso. En el mundo analógico el papel lo aguanta todo; se gestione como se gestiones, puede archivarse al final de su proceso. Basta con que el archivero, al recibir la transferencia de legajos en el archivo, corrija los posibles errores o vicios iniciales.

Sin embargo en el mundo digital la cosa cambia. El documento tiene que estar correctamente identificado y perfectamente dirigido, porque si no es así el trámite se interrumpe y el archivo del expediente no llega a producirse. ¿Qué quiere decir eso? Pues, sencillamente, que el profesional que tiene los conocimientos sobre la gestión documental, tiene que participar activamente en el diseño de ese proceso desde el principio. Ese profesional es el archivero, siempre que sea capaz de adaptar a la administración electrónica los conocimientos en materia de gestión documental propios de su profesión.

¿Y qué implica eso en términos de vida diaria? Pues ahí es donde vamos a constatar que en el mundo digital, el archivero sale del fondo del armario y adquiere una responsabilidad de cierta relevancia. En el mundo analógico el archivero es esencialmente finalista y la ubicación del archivo está ligada a la tiranía física del papel. Es decir, el archivo tiene que estar próximo a los gestores y generalmente se ubica en los lugares que no son válidos para oficina. Esos lugares están simbolizados por los sótanos.

Puede ser que el archivo de oficina esté en otras plantas por su uso frecuente, pero el fondo del armario suele estar en los sótanos. Y con frecuencia el archivero ha estado ubicado en el mismo lugar que su materia de trabajo. Por eso, es la administración electrónica la que viene a rescatar al archivero del fondo del armario, y a colocarlo, como decíamos antes, en una participación activa en todo el proceso de gestión del documento electrónico.

No es sólo una frase. Significa un cambio con respecto al concepto orgánico que tenemos en estos momentos del tratamiento de los archivos. Incluida su errónea consideración orgánica como parte de la cultura, como si fuera cine, música o literatura. Cultura es el archivo histórico. El resto del archivo, la gestión del documento electrónico en su conjunto, es administración electrónica, es gestión, es procedimiento administrativo, es cumplimiento del derecho de acceso a los documentos, es garantía de ejercicio democrático, en fin.

Por tanto, su tratamiento administrativo tiene que salir de la órbita cultural para ser gestionado en toda su dimensión actual.El documento es el eje de la administración electrónica. Y precisamente por serlo, necesita un tratamiento global, planificado y sistemático. En el marco de ese planteamiento, la existencia de una responsabilidad clara que garantice la correcta ejecución del plan se hace cada vez más necesaria. En este sentido, ya me he pronunciado en otras ocasiones a favor de un organismo aglutinador de esa misión, que bien pudiera ser una agencia.

Entre los compromisos que adopta la Asamblea General del Consejo Internacional de Archivos en Oslo (septiembre de 2010), tal como se recoge en la Declaración universal sobre los archivos, está el de “trabajar conjuntamente para que los archivos sean accesibles a todos, respetando las leyes sobre esta materia y las relativas a los derechos de las personas, de los creadores, de los propietarios y de los usuarios”. Y también compromiso de que “los archivos sean utilizados para contribuir al desarrollo de la responsabilidad de los ciudadanos”.

Está bien que remarquemos hoy esos compromisos, que exigen sacar a los archiveros del fondo del armario y a los archivos del fondo de la gestión cultural. Y estaría bien también que meditáramos sobre la mejor organización para llevar a cabo esa tarea.

Más información, artículos del mismo autor en Legaltoday: No hay democracia sin memoria –archivada- o ¿Quién manda en el documento electrónico?

o en este mismo blog: La gestión del documento electrónico es la historia de un gran reto

Si quieres ampliar documentación sobre el documento, expediente o archivo electrónicos, o sobre la administración electrónica en general, aquí puedes encontrar el libro “La gestión del documento electrónico” : https://tienda.wolterskluwer.es/p/la-gestion-del-documento-electronico

By |2019-06-09T14:59:55+00:00junio 9th, 2019|Administración 2.0, Documento electrónico|0 Comments

About the Author:

Editor y periodista. Desde 2002, subdirector general de Información, Documentación y Publicaciones en el Ministerio de Hacienda. Antes de eso, subdirector general en el Ministerio de Fomento. Ha trabajado y colaborado en medios de prensa como Radio Nacional de España, diario “Pueblo”, diario “Ya”, revista “QUO”, etc. Imparte clases de comunicación y nuevos medios en diversos foros, y en máster universitarios como los de UIMP/INAP para los alumnos de nuevo ingreso TIC y Administradores Civiles del Estado (TAC), en el máster de “Gestión integrada de proyectos” de la Universidad Politécnica de Madrid. Dando clase es como más se aprende. Coodinador de la obra "La gestión del documento electrónico", editado por Walter Kluwer en 2017. Autor de libros como “PG-3. Pliego de prescripciones técnicas para obras de carretera y puentes”, “Contratos de las Administraciones Públicas. Ley y Reglamento”, “Guía del viajero perfecto”. Autor de “La Administración ante los nuevos usos de libros y documentos”, participación del libro realizado por varios autores bajo el título de “La Administración electrónica y el servicio a los ciudadanos”. Apasionado de las nuevas tecnologías, el mundo 2.0, las redes sociales, la administración electrónica, el libro electrónico y la blogoesfera. Con cuenta en varias redes, blog propio (gbustos.com) y participando el blog trabanjadomasporunpocomenos.com Licenciado en Ciencias de la Información, rama de Periodismo, por la Universidad Complutense de Madrid. Máster en Gestión y Análisis de Políticas Públicas, por la Universidad Carlos III, de Madrid. Además, entre otros: Programa Global de Gestión en el Instituto de Empresa y Curso Superior en gestión de la innovación de las TIC en el INAP.

Leave A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies