La gestión de documento de archivo electrónico es la llave de la administración electrónica

/, Administraciones públicas, Documento electrónico/La gestión de documento de archivo electrónico es la llave de la administración electrónica

La gestión de documento de archivo electrónico es la llave de la administración electrónica

// GERARDO BUSTOS //

El documento de archivo electrónico es la página sobre la que se escribe el cambio de paradigma que estamos viviendo. La administración electrónica es un proceso mundial de distintas velocidades, pero de un único punto de destino. Precisamente el proceso de pandemia y confinamiento que estamos viviendo, está demostrando que aquellos países que más han avanzado en su proceso de transformación digital son los que mantienen un grado de actividad mayor durante el confinamiento de sus poblaciones. Pues bien, en este proceso la gestión del documento de archivo electrónico es la llave maestra imprescindible para llevar a cabo la transformación digital y poner en marcha la administración electrónica. Con prólogo del director general del AGN, el libro “La gestión del documento de archivo electrónico” va de eso, y quiere ser tu mejor ayuda, la herramienta imprescindible que te apoya en esta gran aventura de cambiar el funcionamiento del mundo.

Esta aventura editorial arrancó ahora hace dos años, con la aparición en España de “La gestión del documento electrónico”. Agotada la primera edición, en junio de 2020 ha aparecido la 2ª edición actualizada, ampliada y con más autores, casos de éxito de la gestión documental y ampliada a temas como la relación entre la gestión documental y la inteligencia artificial y el dato. Casi al mismo tiempo que esta nueva edición, aparece la versión adaptada para el público mexicano, e incluso pendiente de los profesionales latinoamericanos en general, con la incorporación de autores mexicanos altamente reconocidos por su especialización consagrada en la materia. Con el gran significado de que el prólogo lo firma el director general del Archivo General de la Nación (AGN), Carlos Enrique Ruiz Abreu.

Estamos viviendo un momento histórico y el documento de archivo electrónico es el eje sobre el cual pivota una gran transformación que viene de la mano de la tecnología, pero que va mucho más allá. Si hemos entendido bien lo que supone este gran desafío, al final del proceso nos encontraremos con una administración pública menos burocrática y más proactiva, capaz de prestar un mejor servicio al ciudadano y facilitarle la vida.

A pesar del protagonismo del documento de archivo electrónico en todo este proceso, no hay una normativa que lo aborde en su conjunto, ni siquiera bibliografía que desgrane todos los aspectos relacionados con el mismo. Es por ello que esta obra lleva a cabo una aproximación a la materia y lo hace desde diferentes ángulos, con la vocación de convertirse en una guía de aplicación útil a todos los profesionales vinculados a esta transformación digital. Y lo hace teniendo en cuenta el imprescindible enfoque multidisciplinar. Por eso, en la casi treintena de autores hay archivista, informáticas, juristas y gestores, enriqueciendo entre todos ellos la obra con sus enfoques profesionales. Así, el resultado final es una guía que identifica todos los aspectos del documento, los comenta en profundidad y desgrana su aplicación práctica, ofreciendo criterios orientativos.

En definitiva, pretende ser el libro de cabecera para todos aquellos profesionales que asumen algún papel protagonista en el proceso de implantación de la administración electrónica. Así lo avala el precedente español, que se ha convertido en un referente para el sector de los archivos, la gestión documental y la administración electrónica.

La gestión del documento electrónico: 1ª edición, 2ª edición y edición mexicanan

A continuación, puedes leer la introducción del libro, donde intento explicar a dónde nos lleva todo esto. Al final también puedes ver el listado de los 31 artículos y la relación de los 26 autores.

Introducción 2ª edición: EL DÍA EN QUE LOS DOCUMENTOS HABLN ENTRE ELLOS

1. ¿A DÓNDE VAMOS?

Viajemos por un momento al futuro que queremos construir. Estamos en 2050. Tengo 94 años y mi mujer y yo vivimos en un pequeño apartamento, con un robot asistente que nos ayuda en el aseo, lectura, comida, limpieza, cuidados, paseos, deporte, etc. Lo mejor de todo es que nuestra vida está liberada del laberinto burocrático con el que nos marean en 2020 las administraciones públicas en cualquier gestión. Tres décadas después nos examinan periódicamente mediante teleconsulta y con ayuda de la inteligencia artificial. Su aplicación es inmediata y, mejor aún, activa; sin mediar previa solicitud por mi parte.

Esa dinámica impera en todos los terrenos de las relaciones con las administraciones públicas. El más paradigmático se produce cuando nace un niño en el hospital. En ese momento se genera el teleregistro, que se con vierte en el punto de partida de una serie de actuaciones administrativas: registro, identidad civil, identidad sanitaria, cheque bebé, guardería, atención médica infantil, conexión pediátrica permanente, asistente robot, etc. Otro caso típico es el de las ayudas al estudio. No es necesario solicitar beca, porque el algoritmo conoce los ingresos del hogar, el lugar de residencia, el expediente académico del alumno y sus aspiraciones formativas. Si tiene derecho a alguna ayuda, le vendrá concedida sin necesidad de solicitarla ni de aporte documental.

No hay ningún misterio en que esto sea así: la administración tiene todos nuestros datos, la inteligencia artificial hace maravillas y la voluntad política del gobernante ha aprendido a servir a un ciudadano que expresa permanentemente su grado de satisfacción. Y es una administración pública proactiva, cuyo principal objetivo es el servicio público y el ciudadano. Vamos, en fin, a que las administraciones interactúen entre sí y los documentos de archivo electrónico se entiendan y relacionen entre sí; vamos a que las administraciones y los documentos nos dejen en paz.

¿Cree el lector que esto es un sueño? Quizá, pero en todo caso sería un sueño con todos los ingredientes necesarios para convertirse en realidad. Y lo estamos construyendo ahora, en buena medida con la gestión del documento de archivo electrónico como eje y con el perfecto maridaje entre el documento y el dato, y la gestión racional de ambos.

2. ¿DÓNDE ESTAMOS?

Estamos mucho más cerca de 2050 de lo que creemos, y todo hace pensar que los confinamientos de la pandemia del coronavirus han impulsado el proceso porque elementos como las TIC y el teletrabajo se han consagrado en 2020 como las únicas herramientas capaces de impedir la paralización de los Estados.

Un ejemplo hacia dónde vamos lo tenemos en España con la gestión anual del impuesto sobre la renta de las personas físicas. En unos años hemos pasado de tener que recopilar un sinfín de justificantes y documentos y entregarlos físicamente en las oficinas tributarias, a lo que ocurre actualmente: La Hacienda Pública tiene toda la información, gracias a un eficaz intercambio de datos con otras administraciones públicas y entidades privadas. El ciudadano en la mayoría de los casos lo único que hace es mostrar su conformidad con el borrador que le presenta la administración pública, sin mover un dedo.

¿Cuánto tiempo, esfuerzo y disgustos nos hemos ahorrado con este nuevo planteamiento de un trámite administrativo? Es decir, nos encontramos con un síntoma del futuro, con un trámite que evidencia que la gran transformación digital es posible. Las tecnologías actuales avanzan a ritmo vertiginoso, asombrando a una humanidad que durante varios milenios se recreó en el invento de la rueda. Todo depende básicamente de que hagamos bien las cosas ahora. En los próximos años la óptima gestión de los documentos de archivo electrónicos nos llevará hasta la administración sin papeles, asistiremos a un redibujo burocrático, un creciente uso de la inteligencia artificial. En definitiva, un ciudadano liberado de una buena parte de los trámites, gestiones y enredos burocráticos que hoy padecemos

Estamos viviendo un momento histórico y el documento de archivo electrónico está en el centro, como eje de una gran transformación que viene de la mano de la tecnología, pero que no es la tecnología. El gran cambio nos lo va a proporcionar la gestión del documento electrónico, capaz de convertir la densa malla burocrática en un finísimo hilo imperceptible e inocuo, pero tremendamente eficaz y proactivo en el servicio al ciudadano

3.LA BUROCRACIA, LA PRODUCTIVIDAD Y LA FELICIDAD CIUDADANA

No hay que perder de vista que el gran objetivo de toda esta transformación no es otro que mejorar nuestras vidas. Si echamos la vista atrás, si pensamos en nuestro funcionamiento diario hoy en día, podemos darnos cuenta de las miles de horas perdidas en el ejercicio burocrático administrativo y las miles de horas perdidas por quienes tienen que cumplir esos requisitos burocráticos. Al final todo esto es un perjuicio para el ciudadano en su vida normal y un alto coste en pérdida de productividad en el proceso de creación de riqueza.

En realidad, una buena parte del entramado burocrático obedece en estos momentos más a las resistencias culturales que a un proceso garantista. No hay más que organizar la administración sacando el máximo provecho a los recursos tecnológicos actuales. Empezando por la posibilidad de que las administraciones públicas interactúen entre ellas, evitándonos el absurdo engorro de pasar una buena parte de nuestras vidas trasladando documentos administrativos de unas oficinas a otras.

Hace años que Europa ya le puso nombre al conocido como principio de «una sola vez» («once-only» en inglés). De acuerdo con la Declaración Ministerial de Malmö sobre la administración en línea de 2009, los Estados Miembros de la UE tienen que utilizar el «egovernment» para reducir la carga administrativa, objetivo que debe lograrse en buena parte mediante el rediseño de los procesos administrativos para hacerlos más eficientes. El logro de esta meta se puede facilitar mediante la aplicación del principio de una sola vez. Un principio que tiene por objeto eliminar la carga administrativa innecesaria que se produce cuando los usuarios deben suministrar la misma información más de una vez a las administraciones públicas.

Si nos fijamos, hemos dedicado (y seguimos haciéndolo) muchísimo tiempo de nuestras vidas a buscar, recopilar y trasladar documentos producidos por unas administraciones, para entregarlo a otras. Incluso en estos momentos los primeros pasos de generalización de administración electrónico consisten con frecuencia en un absurdo mimetismo del funcionamiento analógico. Hay casos en los que el envío por sistemas electrónicos de un documento electrónico llega a una central, desde la que se distribuye a las distintas  «dependencias» del organismo en las siguientes 24 o 48 horas. No han entendido que el documento electrónico no debe llegar a ninguna central, sino a la dependencia en cuestión. Y si pasa por registro, debe ser sólo eso: pasar, dejar evidencia, y seguir su camino. A veces el absurdo llega al extremo de mimetizar incluso el tiempo de la distancia, a pesar de que electrónicamente no hay distancias.

Aligerar el sobrepeso burocrático consiste en reducir trámites, sustituir cuando sea oportuno documentos por datos, reorganizar procesos de forma racional. Y liberar al ciudadano de trabajar para las administraciones públicas mediante búsqueda y recopilación de documentos. Hay que lograr que sean las administraciones públicas las que busquen e intercambien datos y documentos; es decir, que trabajen las administraciones públicas para el ciudadano, y no al revés

4. EL DATO HACE UN VIAJE DE IDA VUELTA

Realmente siempre hemos querido transmitir datos (información) y cuando hablamos de conservación queremos conservar lo que dicen los datos. Para lograrlo inventamos el documento, soporte duradero y vehículo de transmisión garantista. Tan bueno fue el invento, que ha generado una poderosa dependencia. Cuando la transmisión pasa de oral a escrita, no hay otra manera de hacerlo que usando el documento como verdadero vehículo de esa transmisión. Realmente el átomo de todo este proceso es el dato, no el documento.

El poder cautivador del documento ha sido tal, que para gestionar un documento (vehículo de datos) usamos unos datos (metadatos) que nos ayuden a estructurarlo. La mente humana está tan atrapada por sus cadenas culturales, que rápidamente nos hemos buscado recursos para que todo siga igual pareciendo radicalmente distinto. Es el caso del pdf, absolutamente analógico, porque no es más que un disfraz electrónico del papel. El pdf nos ha mantenido en la zona de confort del funcionamiento analógico y burocrático, cambiando motoristas y ordenanzas por interoperabilidad documental (no de datos).

A medida que avance la racionalización de procedimientos, la reingeniería de procesos y la reducción burocrática, el dato impondrá su predominio. Terminará así el viaje del dato al documento, que ha durado siglos, y volverá el dato por sus fueros. Como si recuperáramos la transmisión oral, pero sustituyendo la palabra oral por la interoperabilidad.

La pregunta es, ¿necesitamos en el mundo electrónico el documento para gestionar los datos? Es evidente que no, pero nos hemos agarrado al pdf con la ansiedad del pánico.

5. LA BLOCKCHAIN Y OTROS FUTURIBLES POR VENIR

La realidad camina ya un paso más allá de todo eso. Estamos pasando del documento en plano, sin más información que la plasmada en ese papel, a la administración electrónica, donde los metadatos dotan al documento electrónico de información diferenciada contextualizando ese contenido. Ahí estancados, vemos como asoma ahora en el horizonte con la tecnología blockchain el documento inteligente, con instrucciones autoejecutables y condicionadas entre sí.

Mediante tecnología blockchain empiezan a verse cada vez más contratos conocidos como «smart contracts», o contratos inteligentes, denominados así porque incluyen una serie de instrucciones condicionadas, de manera que cuando se cumple una se pone en marcha la siguiente de forma automática. Pero en realidad ese carácter autoejecutable de las instrucciones del contrato hay que verlo como una aplicación más del documento inteligente que nos trae la tecnología blockchain. Es decir, los documentos de la era blockchain son altamente disruptivos, contienen instrucciones autoejecutables que van a revolucionar nuestra vida con aplicaciones avanzadas, reduciendo drásticamente la burocracia y haciendo innecesaria la presencia de terceros (bancos, notarios, funcionarios, registros, etc.) en numerosos procesos de la vida diaria. Es fácil ver la proyección de estas posibilidades sobre aplicaciones concretas en el terreno de los seguros, del tipo de la gestión y conservación garantizada en el entorno de los registros: títulos de propiedad, patentes, propiedad intelectual, etc. o en otros campos, como las inspecciones administrativas. Imaginemos, por ejemplo, que un coche no se pondría en marcha si tiene pendiente la inspección técnica ITV, multas, pagos, etc.

Naturalmente, aún no se puede saber el papel real que la tecnología blockchain va a jugar en nuestras vidas a la vuelta de una o dos décadas, pero sí nos permite extraer una clara conclusión: la tecnología avanza muy rápidamente y tenemos que estar abiertos al máximo uso de esos avances. Y nos permite también extraer la lección de cómo la tecnología avanza en el terreno de la automatización, ahorrando al máximo la actividad propiamente humana. El documento inteligente se ha subido a ese carro.

Sea como sea, es necesario ser flexibles y permanecer muy abiertos a las nuevas tecnologías que están por venir.

6. LA OBRA Y SUS AUTORES

Con ese ánimo exploratorio hemos encarado esta obra que tiene el lector en sus manos, emparentado con las dos ediciones realizadas en España (2018 y 2020) de  «La gestión del documento electrónico». Lo primero que se advierte es el elevado número de participantes: 26 en total, autores de 31 artículos, un anexos, un prólogo y una introducción. Entre los autores, mexicanos y españoles, hay juristas, archivistas, gestores, informáticos. La mayor parte son sobradamente conocidos, pero también los hay altamente especializados para quienes estas páginas han permitido poner sus conocimientos y experiencias al alcance público. Todos tienen una clara experiencia en los temas y principales cuestiones que rodean al mundo del documento de archivo electrónico desde diferentes situaciones profesionales.

Si algunos términos pueden unir a este magnífico grupo de autores como colectivo, ésos son los de especialización, conocimientos, experiencia y diversidad. Eso permite abordar cuestiones limítrofes entre sí desde diferentes ópticas profesionales, desde distintas formaciones, con bagajes de conocimientos multidisciplinares. El libro está diseñado como una carrera de relevos, donde 33 artículos textos se van dando paso uno a otro desde áreas comunes.

Está estructurado en siete partes. La primera, dedicada al marco normativo y administrativo. La segunda, a los aspectos fundamentales de la gestión del documento. La tercera, a los procesos que vive el documento de archivo electrónico. La cuarta, a las herramientas que nos ayudan a gestionar y usar el documento de archivo electrónico. La quinta, a los colaterales del documento, para no dejar en el tintero aspectos cercanos que van a ser imprescindibles en la administración electrónica, como los correos o los soportes. La sexta y última, la organización del documento en el mundo, una reflexión sobre los modelos. Por último, acentuado el carácter de manual útil del libro, un anexo con idea de herramienta útil, con preguntas frecuentes y sus respuestas.

Aunque no faltan las reflexiones y las inmersiones jurídicas y académicas, en general predomina una vocación práctica a modo de manual. Desde el principio el objetivo ha sido elaborar un libro de cabecera sobre el documento de archivo electrónico. En las próximas décadas el documento de archivo electrónico va a estar en el centro de nuestros quehaceres administrativos, y esta publicación quiere ayudarnos a gestionar el documento de archivo electrónico hoy y a conocer como viene en el futuro.

Por encima de eso, todos los autores han sabido ponerse en el plano de un usuario profesionalmente dispar y ayudarle a buscar respuesta a las numerosas cuestiones que nos hacemos en el día a día sobre el documento electrónico. Al final, la respuesta la vamos construyendo entre todos y el libro quiere ser una herramienta de cabecera para colaborar en el logro de ese objetivo común.

Se han abordado prácticamente todos los aspectos del documento de archivo electrónico, e incluso los que le rodean y los que se vislumbran en el horizonte. Es una guía que se plantea seleccionar todos los aspectos del documento dispersos en la normativa, comentarlos y desgranar su aplicación práctica con criterios orientativos. Este tratamiento da una visión de conjunto del documento en sus diferentes aspectos, abordado además desde diferentes ópticas: archivística, documental, jurídica, tecnológica, funcional, etc.

Hay que tener en cuenta, por otra parte, que entrar en el documento de archivo electrónico supone ir al mismo corazón de la administración electrónica, porque sin documento electrónico no hay administración electrónica. Implica, además, abrir en canal el salto cualitativo que supone dejar atrás la mera gestión electrónica de documentos (generalmente en papel) a la gestión de documentos de archivo electrónicos (exclusivamente electrónicos).

No hay en el mercado ninguna obra de estas características que aborde el documento de archivo electrónico como eje de la administración electrónica. Naturalmente, hay obras que abordan la administración electrónica, y consideran el documento de archivo electrónico como uno de sus aspectos. Pero en esta obra el documento electrónico es el gran protagonista, el eje que marca los pasos de la nueva administración sin papeles y la puerta abierta hacia la transformación digital.

También se han tenido en cuenta tecnologías emparentadas con la administración electrónica y que van a marcar igualmente nuestro futuro inmediato y no tan cercano: la inteligencia artificial y la automatización de la gestión documental, los datos y la gestión documental datificada y, en fin, la tecnología blockchain y el documento inteligente.

7. AGRADECIMIENTOS

Queda, por último, agradecer a los 26 autores de treinta y tres textos, que me han acompañado en esta aventura, poniendo su rigor, sus conocimientos, sus experiencias y sus sólidas recomendaciones al servicio de este ambicioso proyecto. Entre todos hemos construido para la sociedad una obra muy diferente en amplitud y diversidad a todo lo que hemos visto hasta ahora sobre el documento electrónico.

En primer lugar, mi agradecimiento de corazón al director general del Archivo General de la Nación, Carlos Enrique Ruiz Abreu, por hacernos el desinteresado honor de prologar el libro. Un lujo contar con el magnífico profesional, una satisfacción contar el máximo responsable de una gran institución que tiene ante sí el reto de reorganizar su funcionamiento, llevar a cabo una descripción masiva del acervo, afianzar la conservación y mejorar la atención al usuario. Con los ojos puestos en la digitalización.

Y muy agradecido, por orden alfabético, a todos los autores que han hecho posible construir este gran edificio de reflexiones, teorías, prácticas y conocimiento en torno al documento de archivo electrónico y a la administración electrónica, en general. Algunos de ellos han participado en las dos ediciones de la versión española. Otros se han incorporado por primera vez al proyecto desde México. En todo caso, son los mejores y nos han hecho partícipes de sus grandes conocimientos y experiencia.

Un millón de gracias a los autores: Nacho Alamillo, Miguel A. Amutio, Carlota Bustelo, Julio Cerdá, José Ramón Cruz Mundet, A Alejandro Delgado, Alfonso Díaz, Joan Carles Faus, Laura Flores, Beatriz Franco, José Luis García, Antonio González Quintana, Javier Hernández, Claudia López Iglesias, Joaquim Llansó, Rosa Martín, Alejandro Millaruelo, Josefina Otheo, Andrés Pastor, Andoni Pérez De Lema, Patricia Ríos García, Jordi Serra y Juan Voutssás.

De los autores es de justicia significar con cariño y veneración a la admirable Alicia Barnard. Su papel en la obra ha ido mucho más allá de la elaboración de dos magníficos textos. Su implicación en el proyectola obra, sus sabias orientaciones y sus oportunos remedios tienen muchísimo que ver con la mejora del resultado, hasta lograr este gran proyecto que tiene el lector entre sus manos. Sin ella todo hubiera sido distinto.

Gracias también a la editorial Wolters Kluwer por confiar en mí una vez más. Gracias especiales al personal de la editorial por el apoyo y el derroche de paciencia demostrado por su equipo humano: Lourdes, Beatriz, Santiago, Isabel, etc. Vuestra profesionalidad y me admira como editor.

Finalmente, el agradecimiento a la gente cercana que ha seguido estando cercana a pesar de los períodos de ocupación entusiasta en un gran proyecto, tanto en la preparación de la primera edición como en la actualización y ampliación de la segunda. Mariángeles, Daniel, Hugo, Bea y todos esos amigos poco atendidos, muchas gracias. Seguro que este magnífico producto os ayuda a entender mi pasión por el proyecto ahora lo entendéis mejor.

EL CONTENIDO Y SUS AUTORES

A continuación, puedes ver el contenido de la obra, especificando en cada caso el autor y su referencia profesional:

SUMARIO

Prólogo, por Carlos Enrique RUIZ ABREU, Director general del Archivo General de la Nación

Introducción: El día en que los documentos hablen entre ellos, por Gerardo BUSTOS PRETEL, coordinador de la obra.

PARTE I. MARCO NORMATIVO Y ADMINISTRATIVO DEL DOCUMENTO ELECTRÓNICO

Capítulo 1. Valoración de la Ley General de Archivos de México, principales aspectos.  Patricia RÍOS GARCÍA, responsable del Archivo Histórico de la Universidad de Sonora.

Capítulo 2. Los documentos de archivo electrónicos en la ley general de archivos. Alicia BARNARD AMOZURRUTIA, consultora independiente.

Capítulo 3. ¿Cómo aplicar la normativa dispersa sobre gestión del documento electrónico? Carlota BUSTELO RUESTA, consultora independiente especializada en gestión de la información, los contenidos y los documentos.

Capítulo 4. El documento de archivo electrónico es la hoja de ruta de la transformación digital. Gerardo BUSTOS PRETEL, subdirector general del Ministerio de Hacienda (España).

PARTE II. GESTIÓN DEL DOCUMENTO

Capítulo 5. El material hace al documento: entre la arcilla y la electrónica. José Ramón CRUZ MUNDET, Universidad Carlos III de Madrid.

Capítulo 6. Plan de gestión de documentos de archivo electrónicos, los planos del edificio. Gerardo BUSTOS PRETEL, subdirector general del Ministerio de Hacienda (España).

Capítulo 7. Los metadatos para la gestión documental. José Luis GARCÍA MARTÍNEZ, jefe de Área de Archivo y Documento Electrónico del Ministerio de Hacienda (España).

Capítulo 8. La seguridad del documento. Miguel A. AMUTIO GÓMEZ, director de la División de Planificación y Coordinación de Ciberseguridad, Secretaría General de Administración Digital Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital.

Capítulo 9. La gestión documental como herramienta para instituir un gobierno abierto. Claudia LÓPEZ IGLESIAS, directora del Sistema Estatal de Archivos de Zacatecas

Capítulo 10. Ante los nuevos modelos de reingeniería documental. Joan Carles FAUS MASCARELL, técnico de procesos y archivo, Ayuntamiento de Gandía (Valencia, España).

Capítulo 11. Inteligencia Artificial y Automatización en la Gestión Documental. Andrés PASTOR BERMÚDEZ, gerente adjunto en la Gerencia de Informática de la Seguridad Social Española.

PARTE III. PROCESOS DEL DOCUMENTO

Capítulo 12. La normalización de la forma y tipo de documentos en la tramitación administrativa electrónica. Alfonso DÍAZ RODRÍGUEZ, archivero en Gobierno de Asturias (España), docente Máster Archivística Universidad Carlos III y miembro del Consejo Editorial TABULA.

Capítulo 13. Digitalización. Josefina OTHEO DE TEJADA BARASOAIN, subdirectora adjunta en el Departamento de Informática Tributaria de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (España)

Capítulo 14. Captura del documento. José Luis GARCÍA MARTÍNEZ, jefe de Área de Archivo y Documento Electrónico del Ministerio de Hacienda (España), y Laura FLORES IGLESIAS, subdirectora general adjunta de Impulso de la Digitalización de la Administración del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital (España).

Capítulo 15. El proceso de clasificación de documentos: formalización y mantenimiento. Alfonso DÍAZ-RODRÍGUEZ, archivero en Gobierno de Asturias (Asturias, España), docente Máster Archivística Universidad Carlos III, miembro del Consejo Editorial TABULA.

Capítulo 16. La valoración del documento electrónico de archivo. Alicia Barnard Amozurrutia, consultora independiente.

Capítulo 17. La calificación de documentos electrónicos, ¿más allá de la valoración de documentos? Beatriz FRANCO ESPIÑO, jefa de Unidad Técnica de Planificación y Programación Archivística, Subdirección General de Archivos y Gestión Documental. Comunidad de Madrid (España), secretaria del Consejo de Archivos de la Comunidad de Madrid.

Capítulo 18. La conservación en el curso del tiempo de documentos digitales: posibilidades, herramientas y retos. Alejandro DELGADO GÓMEZ, responsable de Administración Electrónica del Ayuntamiento de Cartagena (España).

Capítulo 19. Gestión documental datificada. Jordi SERRA SERRA, Universidad de Barcelona (España).

Capítulo 20. Preservación digital. Juan VOUTSSÁS MÁRQUEZ, catedrático de la UNAM y miembro del Sistema Nacional de Investigadores y de la Academia Mexicana de Ciencias.

Capítulo 21. Eliminación segura de documentos electrónicos. Alejandro MILLARUELO GÓMEZ, jefe de Servicio de Almacenamiento y Backup, Oficina de Informática Presupuestaria, IGAE, Ministerio de Hacienda (España), yAndoni PÉREZ DE LEMA SÁENZ DE VIGUERA, jefe de Área de Desarrollo de Servicios de Interoperabilidad y Gestión Documental, Oficina de Informática Presupuestaria, IGAE, Ministerio de Hacienda (España)

PARTE IV. HERRAMIENTAS DEL DOCUMENTO

Capítulo 22. La interoperabilidad del documento electrónico. Retos y escenarios. Julio CERDÁ DÍAZ, jefe de Gestión de Información y Transformación Digital en el Ayuntamiento de Arganda del Rey (Madrid, España).

Capítulo 23. El archivo electrónico: principios funcionales y técnicos para su diseño. Rosa MARTÍN REY, Gerencia Territorial del Catastro de Lugo (España), y Javier HERNÁNDEZ DÍEZ, subdirector General de Tecnologías y Servicios de Información del Ministerio de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales (España)

Capítulo 24. El Repositorio: donde viven los documentos electrónicos. Andrés PASTOR BERMÚDEZ, gerente Adjunto en la Gerencia de Informática de la Seguridad Social Española.

Capítulo 25. Los instrumentos de firma y certificación. Nacho ALAMILLO DOMINGO, abogado, DEA, CISA, CISM, COBIT 5-f, ITIL V3-fDirector de Astrea La Infopista Jurídica SL

PARTE V. COLATERALES DEL DOCUMENTO

Capítulo 26. Conservación a largo plazo de bases de datos. Alejandro MILLARUELO GÓMEZ, jefe de Servicio de Almacenamiento y Backup, Oficina de Informática Presupuestaria, IGAE, Ministerio de Hacienda (España).

Capítulo 27. Conservación a largo plazo de mensajes de correo electrónico. Alejandro MILLARUELO GÓMEZ, jefe de Servicio de Almacenamiento y Backup, Oficina de Informática Presupuestaria, IGAE, Ministerio de Hacienda (España).

Capítulo 28. Formatos especiales. José Luis GARCÍA MARTÍNEZ, jefe de área de archivo y documento electrónico del Ministerio de Hacienda (España).

Capítulo 29. El documento electrónico y sus soportes. Alejandro MILLARUELO GÓMEZ, jefe de Servicio de Almacenamiento y Backup, Oficina de Informática Presupuestaria, IGAE, Ministerio de Hacienda (España), y José Luis GARCÍA MARTÍNEZ, jefe de Área de Archivo y Documento Electrónico del Ministerio de Hacienda (España)

PARTE VI. ORGANIZACIÓN DEL DOCUMENTO

Capítulo 30. Transformación digital de los modelos nacionales de gestión de documentos. Joaquim LLANSÓ SANJUAN, director del Servicio de Archivos y Patrimonio Documental, Gobierno de Navarra (España).

Capítulo 31. Documentos electrónicos sin fronteras para la defensa de los derechos humanos. Antonio GONZÁLEZ QUINTANA, presidente de la Sección de Archivos y Derechos Humanos del Consejo Internacional de Archivos Presidente de Archiveros Españoles en la Función Pública, miembro de Archiveros sin Fronteras.

ANEXO. PREGUNTAS FRECUENTES

Gerardo BUSTOS PRETEL, subdirector general del Ministerio de Hacienda (España), y José Luis GARCÍA MARTÍNEZ, jefe de Área de Archivo y Documento Electrónico del Ministerio de Hacienda (España)

Aquí puedes encontrar el libro:

                                     https://bit.ly/3g5EaXi

About the Author:

Editor y periodista. Desde 2002, subdirector general de Información, Documentación y Publicaciones en el Ministerio de Hacienda. Antes de eso, subdirector general en el Ministerio de Fomento. Ha trabajado y colaborado en medios de prensa como Radio Nacional de España, diario “Pueblo”, diario “Ya”, revista “QUO”, etc. Imparte clases de comunicación y nuevos medios en diversos foros, y en máster universitarios como los de UIMP/INAP para los alumnos de nuevo ingreso TIC y Administradores Civiles del Estado (TAC), en el máster de “Gestión integrada de proyectos” de la Universidad Politécnica de Madrid. Dando clase es como más se aprende. Coodinador de la obra "La gestión del documento electrónico", editado por Walter Kluwer en 2017. Autor de libros como “PG-3. Pliego de prescripciones técnicas para obras de carretera y puentes”, “Contratos de las Administraciones Públicas. Ley y Reglamento”, “Guía del viajero perfecto”. Autor de “La Administración ante los nuevos usos de libros y documentos”, participación del libro realizado por varios autores bajo el título de “La Administración electrónica y el servicio a los ciudadanos”. Apasionado de las nuevas tecnologías, el mundo 2.0, las redes sociales, la administración electrónica, el libro electrónico y la blogoesfera. Con cuenta en varias redes, blog propio (gbustos.com) y participando el blog trabanjadomasporunpocomenos.com Licenciado en Ciencias de la Información, rama de Periodismo, por la Universidad Complutense de Madrid. Máster en Gestión y Análisis de Políticas Públicas, por la Universidad Carlos III, de Madrid. Además, entre otros: Programa Global de Gestión en el Instituto de Empresa y Curso Superior en gestión de la innovación de las TIC en el INAP.

Leave A Comment

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies