LA MIRADA SUECA, UNA ESPERANZA DE REGENERACIÓN POLÍTICA

/, Otros/LA MIRADA SUECA, UNA ESPERANZA DE REGENERACIÓN POLÍTICA

LA MIRADA SUECA, UNA ESPERANZA DE REGENERACIÓN POLÍTICA

/// Gerardo Bustos ///

¿Te imaginas un recorrido turístico en Madrid, donde el guía exhiba la limpieza política como una de las peculiaridades del país? Semanas atrás viví esa experiencia en Estocolmo, y me invadió una tremenda sensación de envidia. Nada de envidia sana; envidia gruesa, pura y dura. A las puertas de unas nuevas elecciones, propongo una reflexión sobre nuestra política. Y he querido ayudar esa reflexión con la honestidad de una mirada sueca que a mí me ha impresionado.

¿Por qué me he enamorado de la política sueca?

Suecia no es mera austeridad, sino limpieza de conducta. La austeridad política es la sencilla consecuencia de un pulcro funcionamiento que se exhibe con orgullo. Es símbolo y patrimonio nacional.

Algunos rasgos: no existe la figura de la inmunidad parlamentaria, sueldos dignos y moderados determinados por una comisión independiente, apenas hay coches oficiales, tarjeta de transporte para los desplazamientos de los parlamentarios, pequeño apartamento con autoservicio de lavado comunitario para los diputados domiciliados fuera de Estocolmo, etc.

La política sueca es información turística

En una reciente visita de ocio a Estocolmo me sorprendieron poderosamente algunos comentarios de la guía de con la que recorrimos durante dos horas el centro antiguo de la ciudad. Al pararnos junto al Parlamente la guía lució con más emoción el funcionamiento político que el edificio histórico. Mostró con orgullo algunos rasgos de la transparente austeridad y hemorragia ética de los políticos suecos. Los vamos a ver en los próximos párrafos.

Es decir, mostró con orgullo las normas políticas de conducta, como algo digno de contar al turista. Con el mismo aplomo con el que algunos españoles del grupo empezaron a rumiar comentarios del tipo “que diferencia con los políticos españoles”. Lo mismo ocurrió con los turistas latinoamericanos del grupo. La verdad es que, efectivamente, la diferencia es abismal. No tanto por los hechos y los datos, que también, como por el propio concepto de la política. Destaca sobremanera la limpieza de comportamientos, la salud de conceptos, la honradez de conductas.

Suecia se ha convertido a lo largo de las últimas décadas en un verdadero referente en la austeridad y transparencia política. De tarde en tarde, algún vídeo irrumpe en las redes mostrando a todos la austera vida de sus políticos a todos los niveles: ejecutivo y legislativo, estatal y regional o local.

La marca sueca

En las próximas líneas he recogido y clasificado algunos de los más llamativos aspectos de la política sueca. Salvo algún comentario salpicado aquí y allá, la mayor parte de mi trabajo ha sido recopilatorio. Por la sencilla razón de que los datos hablan por sí solos.

  1. CÓDIGO ÉTICO
  • El 1 de enero de 2017 comenzó a aplicarse un código de conducta para los miembros del Parlamento sueco, aceptado por todos los partidos y que aborda cuestiones como el registro financiero, sobornos y regalos.
  • Al inicio de mandato, cada diputado recibe ese código de ética acompañado de información sobre el restringido uso de los fondos públicos y las normas de conducta para la actividad parlamentaria.

  1. AFORAMIENTOS
  • En Suecia nadie está aforado, no existe la figura de la inmunidad parlamentaria. En la entrevista a la BBC News el diputado socialdemócrata Per-Arne Håkansson lo razona con una frase muy simple: “Somos ciudadanos comunes”.
  1. REMUNERACIÓN
  • La remuneración bruta mensual de un diputado del Parlamento sueco es de 68.400 coronas suecas al mes (unos 6.400 euros). Como los impuestos en Suecia son elevados, con un punto de partida del 30%, esos ingresos se convierten en unas 40.000 coronas netas (unos 3.750 euros).
  • Si un diputado tiene la base electoral fuera de Estocolmo, puede solicitar el llamado ‘traktament’, una ayuda para los días de la semana en los que trabaja en la capital del país. Esta ayuda, exclusiva para los parlamentarios que no tienen residencia permanente en la capital, es de 110 coronas suecas (unos 10 euros).
  • Quizá pesa la tradición, porque hasta 1957 los diputados del Parlamento sueco ni siquiera tenían salario: sólo recibían las contribuciones de los miembros de los partidos. Esto cambió para que ningún ciudadano estuviera “impedido de convertirse en diputado por razones económicas“. Pero el valor del salario no debería “ser tan alto como para volverse económicamente atractivo“, según los debates del momento recogidos por la BBC.
  • La remuneración del presidente del Parlamento es igual a la del primer ministro. Asciende a 176.000 coronas brutas al mes (unos 16.500 euros).
  • El resto de los puestos especiales del Parlamento tienen la remuneración básica de un diputado, con suplementos según los casos: suplemento del 30 por ciento los vicepresidentes del Parlamento, del 20 por cien los parlamentarios que presiden un comité o la Junta de la UE, del 15 por cien los vicepresidentes de estos comités.
  1. ¿QUIÉN DECIDE EL SUELDO DE LOS POLÍTICOS?
  • Los salarios de los parlamentarios los determina una comisión independiente llamada “Riksdagens Arvodesnämd” (Comisión Parlamentaria de Retribuciones). Está formada por tres personas: el presidente, que por regla general es un juez jubilado, y dos representantes, que suelen ser ex funcionarios públicos o periodistas. La comisión la nombra la Mesa Directiva del Parlamento, y en ella no hay ningún parlamentario para asegurar al máximo la independencia que garantiza la Constitución.
  • La comisión se reúne una vez al año, después del verano y analiza las circunstancias económicas generales (inflación, variaciones de salarios públicos y privados, etc.). Tras el análisis, decide si aumenta o no el sueldo a los parlamentarios.
  • La decisión de la comisión es soberana: no se puede impugnar y no se somete a votación en el Parlamento. Los parlamentarios no tienen ninguna influencia en esa decisión.
  • Siguiendo esos mismos criterios, también en el caso de los ministros y del primer ministro, los aumentos de salario los decide un comité independiente, en este caso el “Statsrådsarvodesnämden” (Consejo Ministerial de Retribuciones). La remuneración del jefe del Gobierno es la que se aplica al presidente del Parlamento.

  1. VIVIENDA
  • Sólo los políticos con base electoral fuera de la capital, y que no poseen inmuebles en Estocolmo, tienen derecho a vivir en apartamentos para funcionarios.
  • Los parlamentarios tienen dos opciones para vivir en la capital sueca:
  1. Vivir en uno de los apartamentos para funcionarios.
  2. Alquilar un apartamento por cuenta propia y recibir del Parlamento el valor correspondiente al alquiler. En este caso, el valor máximo que el Parlamento reembolsa a los diputados es de 8.000 coronas suecas mensuales (unos 750 euros), una cantidad relativamente baja para los precios de Estocolmo.
  • Los apartamentos son pequeños y carentes de lujo. Tienen un promedio de 45,6 metros cuadrados. Los que constan de una sola pieza tienen sólo 16 metros cuadrados. Del total de 197 viviendas que administra el Parlamento sueco, solo ocho tienen entre 70 y 90 metros cuadrados.
  • Los apartamentos son exclusivamente para los parlamentarios. Los cónyuges, familiares y afines no tienen derecho a vivir ni tan solo a pernoctar en un piso propiedad del estado sin pagar. Si un familiar de un parlamentario pasa una temporada en el inmueble, el diputado tiene un plazo de un mes para pagar al erario público los días de pernocta.
  • En el caso de que la pareja de un diputado del interior decide vivir en el apartamento para diputados de la capital con su cónyuge, tiene que pagar la mitad del valor del alquiler.
  • Los diputados pueden dejar ocasionalmente a sus hijos (de 1 a 3 años) en la guardería del Parlamento durante las sesiones deliberativas, pero pagando la comida de los niños. En días de sesión nocturna, el servicio está abierto por la noche.
  • Los parlamentarios que viven con su cónyuge en un apartamento alquilado sólo pueden pedir el reembolso de la mitad del valor del alquiler y pagan el mantenimiento del inmueble.
  • El presidente del Parlamento no tiene derecho a residencia oficial. Recordemos que en el punto 2 hemos visto que su sueldo es, con diferencia, el más elevado, porque se iguala con el del primer ministro.
  1. LOS SERVICIOS DE LA VIVIENDA
  • El mobiliario consiste esencialmente en un sofá cama, una mesa, un pequeño armario, una mini cocina con un fogón, una nevera y un baño.
  • En estos inmuebles no hay lavadora, ni lavaplatos, ni siquiera cama matrimonial. Una gran parte de estos apartamentos ni siquiera tienen habitación: una sola estancia, amueblada con sofá cama, hace las funciones de sala de estar y dormitorio.
  • Es posible colocar camas extras con ruedas en caso de necesidad, como la visita de un pariente.
  • Las lavanderías son comunitarias para que los diputados puedan hacerse la colada y planchar.
  • El Parlamento sueco hace una limpieza gratuita del apartamento sólo una vez al año, en el descanso de verano. Los parlamentarios se encargan de la limpieza habitual.
  1. LA COMIDA DE LOS DIPUTADOS
  • La cantina del Parlamento funciona como autoservicio y no hay camareros. Los diputados pagan por la comida y demás consumiciones.
  • Algunos diputados se llevan la tartera con su propia comida.
  • El Parlamento sueco también cuenta con un restaurante más formal para ocasiones especiales.
  • Ningún diputado tiene derecho a reembolso por comidas en restaurantes de lujo.
  1. DESPLAZAMIENTOS EN ESTOCOLMO
  • Al comienzo de mandato los diputados, incluido el presidente del Parlamento, reciben una tarjeta anual para utilizar el transporte público.
  • Los coches oficiales son pocos (3 en el Parlamento) y de uso limitado. Sólo pueden usarlos el presidente del Parlamento y sus tres vicepresidentes, y únicamente para actos oficiales. No se pueden usar para llevar a nadie de casa al trabajo o viceversa.
  • En el caso del Gobierno, sólo el primer ministro tiene derecho a coche oficial de forma permanente. Se trata de un coche de la policía secreta sueca, la Säpo.
  • Los ministros pueden pedir vehículos cuando sea necesario y de forma justificada.
  1. VIAJES LARGOS
  • Entre las informaciones que cada parlamentario sueco recibe al ser elegido, hay un manual de 35 páginas, titulado ‘Reseregler‘ (‘Reglas de viaje’). En los siguientes puntos pueden verse algunas de esas reglas para viajar.
  • El parlamentario debe elegir el medio más económico posible para llegar el destino: tren, coche o avión.

  • Los coches para viajar se tienen que alquilar en la agencia de viajes del Parlamento, utilizando las empresas con las que el Parlamento tiene contratos para conseguir precios más favorables. Por consideración con los costos y la protección del medio ambiente, no se permite alquilar coches especiales o de lujo
  • Los diputados tienen que utilizar taxis cuando no haya alternativa de transporte público disponible, o si hay razones especiales para ello.
  • En cuanto a los viajes al exterior, un diputado sueco puede gastar un máximo de 50.000 coronas suecas (unos 4.700 euros) durante los cuatro años de legislatura. El parlamentario debe presentar un programa detallado del viaje de trabajo, que, como es costumbre en varios países, debe ser sometido a la aprobación de la presidencia del Parlamento.
  • El valor de esta paga diaria está parcialmente sujeto a impuestos. Y si un diputado recibe comidas gratuitas durante una conferencia en el extranjero, por ejemplo, se deduce el valor correspondiente de su paga.
  • Si un diputado comparte la habitación de hotel con un familiar o amigo, el Parlamento paga solo el 75% del valor de la cantidad que corresponda.
  • Tanto los parlamentarios como los ministros suelen volar en aviones comerciales.
  • En el exterior, un diputado recibe ayuda económica limitada por una rígida tabla: en general la dieta diaria varía entre 220 coronas (unos 20’5 euros) y las 700 (unos 65’5 euros), dependiendo del país visitado.
  • No pueden ser hoteles de lujo.
  1. EL DESPACHO
  • Los despachos de los parlamentarios son pequeños, una media de 15 metros cuadrados y una decoración austera: mesa de madera, estantes, una televisión y un pequeño sofá.
  • Los despachos más pequeños del Parlamento llegan a tener siete metros cuadrados. Los más grandes tienen unos 30 metros cuadrados y son utilizados por los líderes de los partidos.
  • Cuentan con equipamiento básico de trabajo: ordenador portátil, teléfono móvil, Impresora, monitor y teclado. Disponen de banda ancha gratuita, pero pagan las llamadas privadas.
  1. EQUIPO DE APOYO
  • Los parlamentarios suecos no cuentan ni con secretarias ni con asesores particulares.
  • Cada partido político con representación recibe fondos para contratar a un grupo de asistentes y asesores, que dan apoyo y se encargan de las relaciones con la prensa. Es el secretariado del partido, que atiende de forma colectiva a todos los diputados de un partido.
  • Cada diputado se ocupa de su agenda de trabajo, prepara sus discursos, organiza sus reuniones y reserva sus billetes de tren o avión.
  • Disponen de la suscripción a prensa en formato papel para uso colectivo de los partidos, aunque empieza a extenderse la dinámica de leer periódicos y otras publicaciones ofrecidos en formato digital en la biblioteca del Parlamento.

  1. LA COMUNICACIÓN CON EL VOTANTE
  • Los diputados informan a los votantes sobre sus actividades parlamentarias a través de internet.
  • La página web del Parlamento cuenta con páginas individuales de cada uno de los diputados en las que hay copias de todas las mociones presentadas por el parlamentario en cuestión, así como videos de sus discursos, sus interpelaciones y otras actividades parlamentarias.
  • Cuando están en sus circunscripciones electorales, los parlamentarios utilizan para trabajar y hacer reuniones la sede local del partido, la biblioteca pública, su propia casa, etc.
  1. REGALOS
  • Un miembro del parlamento que recibe un obsequio relacionado con su puesto político, está obligado a notificar el obsequio al registro de obsequios, si el valor del regalo supera 450 coronas (unos 42 euros), incluido IVA.
  • El plazo máximo para inscribir el regalo en el registro es de dos semanas.
  • Las disposiciones relativas al registro de regalos se recogen en una ley de registro y manejo de regalos recibidos por miembros del Parlamento.
  1. CUANDO YA NO SON DIPUTADOS
  • Los parlamentarios suecos no tienen derecho a pensión vitalicia después de cumplir un mínimo de uno o dos mandatos. Pero sí cuentan con la ‘inkomstgaranti’ (garantía de renta por tiempo limitado), que pretende asegurar unos ingresos en la etapa de transición cuando termina su actividad parlamentaria.
  • Estas pensiones también las aprueba el ya mencionado Riksdagens Arvodesnämd (Comisión Parlamentaria de Retribuciones) que decide las remuneraciones parlamentarias. Es lo más parecido a un seguro de desempleo, de manera que todo diputado que haya sido parlamentario al menos ocho años, tiene derecho a una prestación equivalente al 85% del valor del salario.
  • Dura un máximo de dos años, pero para recibir la prestación durante más de un año, el ex diputado debe demostrar que está buscando activamente una nueva forma de ganarse el pan.

  1. ¿Y QUÉ PASA CON LOS REPRESENTANTES LOCALES Y REGIONALES?
  • A nivel regional, la representación política en Suecia se considera una actividad añadida que se ejerce en paralelo a un empleo remunerado, por lo que el 94% de los representantes de las asambleas regionales no tienen salario.
  • Sólo los integrantes de la presidencia y de los comités ejecutivos de las asambleas reciben remuneración por trabajar como políticos a tiempo completo o parcial.
  • Los alcaldes no tienen derecho a residencia oficial. Y en todas las asambleas municipales del país, la regla no tiene excepción: los concejales no tienen salario, secretaría, asistentes, coche con conductor, ni siquiera despacho -trabajan desde casa-. Y ganan solo una pequeña gratificación por participar en las sesiones de la Cámara.
  • Se considera que ser concejal es un trabajo voluntario, que se puede realizar perfectamente en las horas libres.
  1. ¿CUÁNTOS DIPUTADOS SON?
  • El Parlamento está integrado por 349 diputados, en una sola cámara.
  • En comparación con otras cámaras legislativas de otros países, el parlamento sueco cuenta con una elevada proporción de mujeres diputadas, concretamente el 46,1 %.
  • Para ser elegido parlamentario básicamente hay que ser ciudadano sueco y haber cumplido los 18 años. También se requiere haber sido escogido como candidato por un partido político y figurar en su papeleta electoral.
  • Se puede votar a un partido únicamente o bien optar por un partido y por alguno de sus candidatos, marcando el nombre en cuestión en la papeleta.
  • Actualmente el Parlamento está muy fragmentado. Tras las elecciones del 8 de septiembre de 2018, la composición parlamentaria es la siguiente:
  • El Partido Socialdemócrata tiene 100 escaños
  • El Partido Conservador tiene 70 escaños
  • El Partido Demócratas de Suecia tiene 62 escaños
  • El Partido de Centro tiene 31 escaños
  • El Partido de Izquierda tiene 27 escaños
  • El Partido Democristiano tiene 22 escaños
  • El Partido Liberal tiene 19 escaños
  • El Partido Ecologista los Verdes tiene 16 escaños
  • Suecia Vivió durante varios meses una situación de bloqueo que nos resulta familiar. La investidura de Gobierno se logró en enero pasado, al tercer intento (se necesitan cuatro intentos fallidos para convocar repetición electoral). Al final logró respaldo de gobierno la coalición “rojiverde”, con el socialdemócrata Stefan Löfven como primer ministro, gracias a la abstención del Partido de Centro y del Partido Liberal.

  1. A MODO DE PEQUEÑAS CONCLUSIONES

Conociendo la política española, resulta inevitable compararla con la política sueca deseando que algo se nos pegue en una noche de tormenta mágica. He aquí algunos pequeños deseos derivados de la mirada sueca:

  • Como imagino la respuesta del lector, empezará diciendo que me niego a aceptar el fatalismo de que nosotros somos de otra manera. Efectivamente somos distintos, pero la cultura sobre la honestidad y la limpieza de comportamientos puede educarse y cambiar, como han cambiado numerosas costumbres en las últimas décadas.
  • Cada país tiene su cultura y sus costumbres, y no siempre resulta posible trasladar las normas de un país a otro. Pero si es posible adoptar sus principios, la salud política, la honestidad de comportamientos.
  • 6 reglas me parecen básicas:
  • Educación cívica y ciudadanos exigentes.
  • Los partidos políticos deberían exigirse a sí mismos lo que exigen a los partidos rivales.
  • Compensación suficiente pero austera a los políticos.
  • Supresión total de los aforamientos.
  • Despolitización total de las administraciones públicas
  • Independencia total de las instituciones arbitrales.
  • La democracia y la transparencia hay que creérselas, más allá del mero cumplimiento tramposo de las leyes. No es lo mismo respetar el semáforo porque creemos que nos pueden multar, a respetarlo porque creemos que hay que cumplir las leyes incluso cuando nadie nos va a descubrir.
  • Ningún político debería participar en la decisión de fijar su sueldo. Parece una tontería, pero la realidad demuestra que no lo es. En una España tan difícil de consensos, generalmente no hay problemas para poner de acuerdo a los políticos de todos los partidos en la aprobación de incrementos salariales en las Cortes, las comunidades autónomas o los ayuntamientos. Generalmente siempre se ponen de acuerdo para aprobar las subidas de sueldo, tanto el directo como como las compensaciones del cargo, que generalmente sirven para camuflar sustanciosos ingresos.
  • La política española no va a cambiar si los ciudadanos no somos claramente exigentes.
  1. FUENTES
  • Fuentes utilizadas y para ampliar información:

Página del Parlamento, con información básica en español: https://www.riksdagen.se/es/sprak/other-languages/espanol-spanska/diputados-y-partidos/

Página del Parlamento: https://www.riksdagen.se/sv/

Reportaje de la BBC/Mundo: https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-47280693

Noticieros Televisa: https://noticieros.televisa.com/historia/suecia-pais-donde-diputados-viven-austeridad/

Fotos: propias y Parlamento Suecia

 

 

10 lecciones de la mirada sueca

Síntesis de algunas de los más llamativas rasgos de la política sueca:

·       El equipaje del nuevo diputado: Un ejemplar del manual de ética y conducta y una tarjeta de transporte público.

·       Limpieza de conducta en el más amplio sentido del término, de manera que el comportamiento político sea algo digno de mostrarse con orgullo a los turistas.

·       La remuneración del político tiene que ser suficiente para que las razones económicas no impidan a nadie dedicarse a la política, pero no tan alto como para resultar económicamente atractivo por sí mismo.

·       Los sueldos de los distintos estamentos políticos los determinan órganos independientes ajenos al estamento en cuestión.

·       Los representantes políticos son “ciudadanos comunes” y no existe la figura del aforado.

·       Para tener derecho a apartamento para diputados, hay que ser representante de un distrito fuera de la capital y no tener ningún inmueble en dicha ciudad.

·       Los apartamentos son para los diputados. Si conviven con alguien, éste paga su parte.

·       Los escasos coches oficiales sólo pueden usarse para actos oficiales; nunca para viajar de casa al trabajo o del trabajo a casa.

·       Si un parlamentario recibe un obsequio cuyo valor supera los 42 euros, tiene que notificarlo al registro de regalos del Parlamento.

·       La representación regional es una actividad añadido que no genera ingresos y el cargo de concejal es un trabajo voluntario que se realiza en horas libres.

 

 

By |2019-11-09T10:29:41+00:00noviembre 9th, 2019|Comunicación, Otros|0 Comments

About the Author:

Editor y periodista. Desde 2002, subdirector general de Información, Documentación y Publicaciones en el Ministerio de Hacienda. Antes de eso, subdirector general en el Ministerio de Fomento. Ha trabajado y colaborado en medios de prensa como Radio Nacional de España, diario “Pueblo”, diario “Ya”, revista “QUO”, etc. Imparte clases de comunicación y nuevos medios en diversos foros, y en máster universitarios como los de UIMP/INAP para los alumnos de nuevo ingreso TIC y Administradores Civiles del Estado (TAC), en el máster de “Gestión integrada de proyectos” de la Universidad Politécnica de Madrid. Dando clase es como más se aprende. Coodinador de la obra "La gestión del documento electrónico", editado por Walter Kluwer en 2017. Autor de libros como “PG-3. Pliego de prescripciones técnicas para obras de carretera y puentes”, “Contratos de las Administraciones Públicas. Ley y Reglamento”, “Guía del viajero perfecto”. Autor de “La Administración ante los nuevos usos de libros y documentos”, participación del libro realizado por varios autores bajo el título de “La Administración electrónica y el servicio a los ciudadanos”. Apasionado de las nuevas tecnologías, el mundo 2.0, las redes sociales, la administración electrónica, el libro electrónico y la blogoesfera. Con cuenta en varias redes, blog propio (gbustos.com) y participando el blog trabanjadomasporunpocomenos.com Licenciado en Ciencias de la Información, rama de Periodismo, por la Universidad Complutense de Madrid. Máster en Gestión y Análisis de Políticas Públicas, por la Universidad Carlos III, de Madrid. Además, entre otros: Programa Global de Gestión en el Instituto de Empresa y Curso Superior en gestión de la innovación de las TIC en el INAP.

Leave A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies